VIAJAR

RUTA POR EL ETANG DU DOUL Y DE LA SALINE – Peyriac-de-Mer

El Parque Natural Regional de la Narbonnaise es una zona que se sitúa entre las ciudades francesas de Perpignan y Narbonne. Es una zona protegida donde encontramos paisajes diversos como playas, estanques, lagunas, salinas o viñedos, muy rica en flora y fauna y muy a tener en cuenta para los amantes del senderismo.

Una ruta senderista muy atractiva es la que recorre el Etang (estanque) du Doul y de la Saline en el municipio de Peyriac-de-Mer.

A Peyriac-de-Mer se accede desde la autopista E15 desviándose por la carretera D6009, no hay pérdida, se encuentra muy cerca de la Reserva Africana de Sigean. Una vez en la localidad hay que ir en dirección a la ribera del estanque donde hay un aparcamiento bastante grande donde poder dejar el vehículo. En invierno no hay problema de aparcamiento y es gratuito, puede que en temporada alta no sea así.

Desde allí empezamos nuestra ruta. Hay que dirigirse a uno de los extremos del estanque, desde el aparcamiento ya se divisan las pasarelas y un panel informativo con las rutas que discurren por la zona. Nosotros desde el punto de inicio (D=depart) hicimos una combinación de las rutas azul y marrón y recorrimos primero la salina y después el estanque.

La ruta empieza de una forma espectacular por unas pasarelas por encima de las salinas. Durante un primer tramo las pasarelas serpentean por encima del agua. La superficie de la pasarela es suficientemente ancha para que puedan circular un par de personas con comodidad.

No tardaremos en llegar a la Petite Passière, una pasarela que separa la salina del estanque, una vez atravesada esta pasarela el camino empieza a recorrer la orilla del estanque primero al lado de unos viñedos por una pista ancha  y más adelante justo por el borde del estanque muy cerca del agua, puede que la cercanía del agua os haga sentir inseguros y penseis que el camino sube, pero no, aunque sea algo rocoso y abrupto hay una zona por donde se transita bastante cerca del agua.

Seguimos por este camino que después se hace más ancho y algo más cómodo además de alejarse un poco del agua, en más o menos 1,5 km desde la petite passière llegaremos hasta la Plage du Doul.

A partir de aquí podemos coger dos caminos podemos seguir por la ruta azul o por la marrón, ambas llegan al mismo punto: la Grande Passière.

Nosotros seguimos por la ruta marrón, a pesar de que no hay demasiadas señales, si habéis hecho una foto al panel informativo que se encontraba en el principio de la ruta no será difícil seguir el trayecto.

Después de la Plage du Doul, cogemos una pista asfaltada hasta que llegamos a un pequeño bosque que nos queda a la izquierda, nos adentramos en el bosque un poco a la aventura, hay un montón de senderos y no es claro cuál es el correcto pero siempre hay que ir en dirección hacia la izquierda atravesando la Colline du Mour, una pequeña colina de 57 m.

En seguida vemos el pueblo y la Grande Passière, que separa la salina del mar, y nos dirigimos hacia ella por alguno de los caminos que atraviesan la colina. Atravesamos la pasarela y nos encontramos de nuevo rodeando la salina.

Tardaremos unos pocos minutos en llegar de nuevo al aparcamiento.

Es una ruta sencilla, con el atractivo de las pasarelas de madera por encima del agua, al lado del mar pero a la vez separado de él, con variedad de paisajes y muy cómoda para hacer con niños. En épocas estivales además se puede combinar con algún bañito.

El etang du Doul es uno de esos lugares casi secretos a los que vale la pena acercarse, ¿te animas?

La información que se encuentra en Internet sobre este lugar no es demasiada y siempre vinculada a la información turística de organismos oficiales.

Hicimos esta ruta en enero de 2020.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: