VIAJAR

48 HORAS EN BOLONIA, la ciudad culta, gorda y roja

Bolonia, la ciudad culta porque en ella se ubica la universidad pública más antigua de Europa, la gorda por su famosa gastronomía y la roja por el rojo de sus edificios y porque tradicionalmente su población ha sido mayoritariamente de izquierdas. Bolonia es también la capital de la región de Emilia-Romagna y es un destino muy asequible ya que un par de compañías low cost ofrecen vuelos regulares desde algunas ciudades de España, así que, hacía tiempo que tenía a Bolonia en mi lista de deseos viajeros.

Después de dos años, y una pandemia de por medio, volvemos a hacer escapada en familia fuera de España. Nos vamos a conocer Bolonia en dos días, ¿os venís?

Día 1. Centro histórico

Via dell’Indipendenza – Piazza Maggiore – Basilica de San Petronio – Archiginnasio – Piazza Cavour – Basilica de San Domenico – Torres de Bolonia

Nuestro primer día en la ciudad roja lo dedicamos al Centro histórico. Bolonia tiene el casco medieval más grande de Europa después de Venecia y rápidamente nos damos cuenta que tiene mucho que ofrecer.

Nuestro alojamiento se sitúa junto a la estación central así que nos acercamos al centro recorriendo la imponente Via dell’Indipendenza, una de las vías más importantes de la ciudad y zona comercial, en esta calle, por supuesto porticada, hay muchos locales donde comer y muchos comercios mayoritariamente de moda. Es una calle muy bulliciosa y en su parte más cercana a la Piazza Maggiore se convierte en peatonal. Sin duda pasearas esta calle muchas veces.

La Via dell’Indipendenza desemboca en la Piazza Maggiore centro neurálgico de la ciudad y donde se encuentran alguno de los lugares que no te debes perder.

El primer lugar que os recomiendo poner en vuestra lista es la Biblioteca Salaborsa. He de confesar que nosotros nos la encontramos cerrada pero la llevábamos en nuestra lista, así que mi consejo es que os informéis de los horarios ya que algunos lugares interesantes en Bolonia cierran los domingo, otros incluso domingo y lunes por la mañana como en el caso de esta biblioteca que está ubicada dentro del Pallazzo d’Accursio. Es totalmente gratuita, en su subsuelo se conservan los restos romanos del siglo II a.C donde se asienta el edificio y son visitables. Una lástima haberla encontrado cerrada.

Justo frente a la Biblioteca Salaborsa se encuentra la Piazza del Nettuno, y sí, aquí también hay una fontana con una estatua de Neptuno, como en tantas otras ciudades. Llamada popularmente «Il Gigante», fue promovida por el Cardenal Carlos Borromeo, proyectada en 1563 y cuya estatua de bronce se debe al escultor flamenco Juan de Bolonia.

La Piazza Maggiore es la plaza principal y adyacente a la Piazza del Nettuno, a esta plaza miran las fachadas del Palacio Comunale y de la Basílica de San Petronio y es el corazón de la ciudad.

El Palacio Comunale donde se ubica el Ayuntamiento tiene algunas estancias a las que puedes llegar sin pasar por caja. Te animo a que te adentres a su patio y subas por su impresionante escalinata hasta la sala Farnesio, a partir de aquí si te interesa tendrás que comprar los tickets para visitar las diferentes estancias y ver las obras de arte que allí se guardan o subir a la torre.

Vistas desde la Sala Farnesio

La visita a la Catedral de San Petronio, patrón de la ciudad, es gratuita y se accede por la fachada principal. Pero lo interesante es la posibilidad de subir a lo alto de su torre (foto destacada) y ver desde las alturas la ciudad medieval de Bolonia, en el momento de nuestra visita nos costó 5 euros, las niñas no pagaron, pero el lugar se encontraba en obras y tuvimos que subir por unos andamios construidos a tal efecto que por momentos dejaba la estructura bastante descubierta, no fue muy agradable.

Para acceder a la  terraza has de dar la vuelta a la plaza y entrar por la parte de atrás por la Piazza Galvani.

Una vez acabada esta visita la siguiente parada es el Archiginnasio de Bolonia al que se accede desde la misma Piazza Galvani, este lugar cierra los domingo así que tenedlo en cuenta a la hora de programar vuestra visita.

El Archiginnasio fue sede de la antigua universidad y alberga la Biblioteca Comunal de Archiginnasio. Parte del recinto se visita libremente. El patio inferior se encuentra ricamente adornado por los escudos de los estudiantes que han pasado por la institución, también se puede acceder a la galería superior, las escaleras también están muy decorada así como las paredes de la galería. Si se desea acceder a las diferentes salas y al teatro anatómico se ha de pagar entrada.

La siguiente parada es la Piazza Cavour, una encantadora y pequeña plaza que es la antesala de las Galerías Cavour, unas galerías comerciales donde se ubican comercios de marcas de lujo, es más curioso que interesante, a no ser que seas consumidor de estas marcas.

Muy cerca se encuentra la Basílica de Santo Domenico. Esta basílica tiene una gran plaza alrededor y es una de las más ricas en arte e historia. En su interior hay obras de importantes artistas, es uno de los principales lugares de culto de la ciudad y sede de la orden dominica. En la capilla de Santo Domenico se encuentra el arca de Santo Domenico donde se encuentran los restos de San Domingo fundador de la Orden Dominica. El arca de Santo Domingo es obra de Nicola Pisano y en ella colaboró el mismísimo Miguel Angel.

Desde aquí vamos a dirigirnos hasta las Dos Torres, símbolos de la ciudad y lo haremos a pie y atravesando de nuevo la Piazza Cavour, girando a la derecha por Via Farini y después a la izquierda por Via Castiglione.

Las dos torres. Garisenda y Asinelli son las únicas dos torres que quedan en pie de las 200 se cree llegó a tener la ciudad. Ambas están inclinadas y Asinelli, la más alta, casi llega a los 100 metros, si lo deseas puedes llegar a su cúspide subiendo casi 500 escalones. Dicen que desde lo más alto se obtiene las mejores vistas de la ciudad. Nosotros lo descartamos por ir con las niñas y por viajar en época de Covid, mantener las distancias en un lugar tan estrecho y cerrado era complicado.

Hasta aquí nuestro primer día en Bolonia.

Día 2. Zona Universitaria

Parco della Montagnola – Canalle delle Moline – La Finestrella – Basílica de San Giacomo Maggiore – Las tres Flechas – Corte Isolani – Piazza di Santo Stefano – Basílica de Santa Maria dei Servi

Bolonia es una de las ciudades universitarias de Europa por excelencia. Alberga una de las universidades más antiguas de Europa y casi una cuarta parte de sus ciudadanos son estudiantes.

Aunque el ambiente universitario se respira por toda la ciudad, la gente joven es evidente que se encuentra más cómoda al sur del Parco de la Montagnola y al este del casco histórico. Recorremos la zona. ¿Te vienes?

El Parco della Montagnola es uno de los parques públicos más grandes de la ciudad y se encuentra muy cerca de la estación central. Una bella escultura de Diego Sarti y Pietro Veronesi preside la escalinata de acceso a este parque muy conocido entre los amantes de los mercadillos ya que durante el viernes y el sábado se ubica aquí uno muy animado. Aún siendo un lugar donde hacer un alto en el camino entre árboles, me pareció poco cuidado y decrépito.

Lo atravesamos y giramos a la izquierda por la Via Imerio y después giramos a la derecha por Piazza dell’Otto Agosto, vamos en busca de La Finestrella.

Se dice que Bolonia tiene siete secretos y La Finestrella, aunque muy secreta no es, es uno de ellos. Se trata de una pequeña abertura en la pared a modo de ventana que si se abre se puede ver lo que queda del Canale di Reno. Bolonia tuvo algunos canales que fueron soterrados y convertidos en cloacas pero este sobrevivió y se ha convertido en uno de los lugares más instagrameables de la ciudad. Suele haber bastante gente y es fácil tener que hacer cola.

No hicimos el recorrido de los siete secreto aunque sí vimos alguno más. Si os interesa ponerlo en vuestro planning de viaje en el blog Mi mundo en una maleta publicaron un artículo: Los secretos de Bolonia.

Nos perdemos por las calles de Bolonia intentando transitar por cuantas más mejor hasta llegar a la Basílica de San Giacomo Maggiore.

Emplazada en la Piazza Rossini data del siglo XIII, aquí todo es bellamente medieval, aunque ha sufrido renovaciones posteriores. Tiene una nave recorrida en su exterior por un pórtico, una torre de 55 metros y la «música» de sus campanas es considerada de las más harmoniosa de la ciudad.

Desde la Piazza Rossini seguimos por la Via Benedicto XIV, hasta la via S. Vitale que cogemos a la izquierda. Volvemos a girar a la derecha por Vicolo Boglio hasta Piazza S Michele, cuando lleguemos a Str. Maggiores giraremos de nuevo a la derecha hasta la Corte Isolani. Antes de entrar intentamos ver las tres flechas, otro de los siete secretos. Nosotros no conseguimos verlas.

Hoy día la Corte Isolani es un pasaje que une Strada Maggiore con la Piazza de Santo Stefano, dentro se ubican básicamente locales de restauración y algún que otro comercio y alguna galería de arte. El complejo es (o era) propiedad de los Condes Isolani y el Palacio Isolani fue uno de los mas importantes de la ciudad. El pórtico que da acceso a la casa por la Strada Maggiores es el pórtico de madera más grande de la ciudad.

Si atravesamos el pasaje llegamos a la que para mi es la plaza más bella y encantadora de la ciudad, la Piazza de Santo Stefano. Bella, elegante y muy animada. Rodeada de pórticos y de restaurantes para sentarse y disfrutarla con tranquilidad. Pero es que el complejo de Santo Stefano, también llamado de las siete iglesias, es laberíntico a la par que inmenso, es difícil pasear por él y no saber si ya lo has visitado todo. Especialmente interesante me pareció la Iglesia del Santo Sepulcro. Nos gustó tanto este lugar que acabamos en él varias veces mientras paseábamos, y no tengo claro si era por casualidad o si lo hacíamos expresamente.

Nuestra última parada en Bolonia fue la Basílica de Santa Maria de Servi, un poco apartada pero merece la pena seguir paseando Bolonia hasta llegar hasta ella, el pórtico cuadrado que la precede le da personalidad propia.

Somos conscientes que nos dejamos mucha Bolonia por ver, el Giardini Margherita, San Michele in Bosco y el Santuario de Nuestra Señora de San Luca también estaban en nuestra lista pero hace tiempo que viajamos más despacio y no importa si no lo vemos todo pero lo que vemos lo disfrutamos.

Si disponéis de más tiempo os adjunto un par de artículos donde tenéis datos de estos lugares que a nosotros nos quedaron pendientes.

Que ver en Bolonia publicado en Mi mundo en una maleta.

Que ver y que hacer en Bolonia en tres días publicado en Salta conmigo.

También podéis apuntaros a un free tour que os llevará por algunos de los lugares que aquí recomendamos con explicaciones de lo más interesantes, podéis contratar uno en este enlace.  Si lo que preferís son los tours temáticos los hay (de pago) gastronómicos o para aquellos que les gusta la música  tour de la música por Bolonia.

De verdad que Bolonia es una ciudad que merece mucho la pena, puede que este eclipsada por otras más clásicas pero a juzgar por la cantidad de gente que pasea por sus calles empieza a estar entre las ciudades italianas más atractivas.

Viajamos a Bolonia a finales de octubre de 2021.

NO OLVIDES VIAJAR SEGURO. CONTRATA TU SEGURO DE VIAJES A TRAVÉS DE ESTE ENLACE Y CONSIGUE UN 5% DE DESCUENTO.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: