Si hay una cosa que me gusta tanto como los castillos y los palacios eso son los miradores. Me gustan todos, los naturales, los artificiales, las torres, las terrazas, los ascensores, los campanarios… una buena panorámica extensa no tiene precio sobretodo cuando el día está despejado.

Así que cuando descubro la posibilidad de subir a algún lugar que me ofrezca vistas desde las alturas pues estudio la posibilidad de hacerlo. Bien es cierto que en ocasiones disfrutar de una buena vista aerea se paga caro así que cuando existe la oportunidad de acceder a un mirador sin pagar un euro pues allá que vamos.

Y navegando por la red mientras preparábamos nuestro viaje a Londres descubrimos el Sky Garden y su terraza/mirador/jardin/restaurante todo en uno y en el centro de la city. Popularmente conocido como el Walkie Talkie, por su forma, este rascacielos es uno de los muchos que proliferan en la city de Londres. obra del arquitecto uruguayo Rafael Viñoly tiene 160 metros de altura y 35 pisos que se salvan rápidamente en un ascensor, que la verdad es, que parece que ni se mueva.

Una vez arriba vais a descubrir un jardín urbano a dos niveles que os ofrece una visión panorámica de la ciudad de 360°. En esta zona además de pasear admirando el cielo de Londres, también podéis hacerlo en una terraza exterior si esta está abierta, también tenéis la opción de reservar mesa en uno de los tres restaurantes que se reparten el espacio pero debéis estar dispuestos a pagar el precio, cumplir con un código de vestir y reservar con bastante antelación. Aunque cuando la entrada es libre siempre podéis tomar un aperitivo en el bar.

Pero lo interesante de todo esto es que aunque no hagas uso de ninguno de los establecimientos que se sitúan en este jardín, el acceso es gratuito para todo aquel que lo desee. El único requisito es hacer la reserva con antelación. Es un proceso muy sencillo solo tenéis que ir a su página web seleccionar hora y día del acceso y solicitar reserva, se pueden hacer reserva con unos 10 días de antelación, almenos es lo que permitía en el momento de nuestro viaje (abril 2018). Puede acceder todo el mundo, no hay límites de edad. Cuando hayáis hecho la reserva recibireis en casa a través del correo electrónico una entrada nominal por cada una de las personas para las que hayáis hecho reserva donde consta la fecha y la hora. Debéis imprimir esta hoja. La página también da la opción de hacer cambios de día y hora si fuese necesario. Y ya está os presentais en la puerta el dia y hora señalado y con vuestra entrada que os dará acceso a través del código de barras que viene impreso, luego, antes de subir al ascensor, pasareis un control de seguridad.

Y una vez arriba a disfrutar del espacio y de las vistas sobre la city y en especial sobre la Torre de Londres y el Puente de la Torre.

Ah!!! y encomendaros a las fuerzas de la naturaleza para que no sea un día típicamente inglés porque entonces igual mucho no veis aunque supongo que no sabrá tan mal al no haberos costado un euro.

Os adjunto un par de artículos para los que queráis ampliar información:

Sky Garden: La vida entre las nubes de Londres publicado en Conde Nast Traveler

Sky Garden o The Shard: Pros y contras de cada mirador publicado en Viajar o Morir

¿Os ha resultado útil esta entrada? Pues ya sabéis, abajo podéis darle al like y aportar vuestra experiencia.