TIEMPO EN FAMILIA

COMO LLEGAR AL COLUMPIO DEL MIRADOR DE HORTA EN TRANSPORTE PÚBLICO

El mirador de Horta se encuentra en el distrito de Horta Guinardó, a pies del Parque de Collserola y sobre la carretera de Horta a Cerdanyola. Desde él hay unas excelentes vistas sobre la ciudad dirección mar y además se puede disfrutar de una forma diferente. 

Para llegar desde otros puntos de Barcelona en transporte público es muy sencillo. Se puede llegar tanto en metro como en bus. Si tu opción es el metro debes ir hasta la estación de Valldaura de la linea 3, una vez te bajes has de buscar el Passeig de la Vall d’Hebrón. 

Si tu opción es el autobús hay unas cuantas líneas que te van a dejar en el punto de inicio, la 26, 60, 76, 105, H4 y M19, también hay un bus nocturno que pasa por esta zona es el N4. 

Una vez en el Passeig de la Vall d’Hebrón debéis colocaros en la acera de la derecha dirección salida de Barcelona, es decir mirando hacia el hospital que se ve a lo lejos. También podéis tomar como referencia el tanatorio de la Ronda de Dalt o el Cementerio de Horta. 

Dependiendo de donde vengáis deberéis, o no, cruzar el paseo por el paso elevado. 

Una vez en la calle y la dirección correcta caminad unos pocos metros hasta la calle Scala Dei y girad por ella a la derecha, es indiferente si vais por las escaleras o por la acera, pasar de largo el tanatorio que os queda a la izquierda y el cementerio que os queda a la derecha hasta llegar a una rotonda. 

Una vez en la rotonda y aunque no hay ninguna señal vais a ver un sendero muy marcado que sube, este sendero se acaba cuando llegáis a la carretera de Horta a Cerdanyola. Saltais la valla, atravesáis la carretera con cuidado, y cogeis de nuevo otro sendero que hay al otro lado de la calzada. 

Si váis en coche en este punto, a la izquierda, se encuentra oficialmente el mirador de Horta y podemos dejar el coche, pero nosotros vamos a subir a un punto algo más elevado y seguiremos a pie. 

Una vez en el sendero del otro lado de la carretera solo tenéis que subir hasta arriba del todo, la parte final es algo empinada. Arriba hay un pino solitario del que cuelga un columpio. Es una manera diferente de disfrutar de las vistas si no padeces de vértigo agudo. 

En total desde el Passeig de la Vall d’Hebrón no debe haber mucho más de 20 minutos a pie, por un camino sencillo pero en pendiente. 

Las vistas son sobre la ciudad dirección mar, con el Turó de la Rovira y el Monte Carmelo, otros de los clásicos miradores de la ciudad, justo de frente. El columpio actualmente (enero 2022) se encuentra en perfectas condiciones, a ver si se consigue mantener así. 


Actualización mayo 2022: 

Parece que el columpio ha vuelto a desaparecer.


¿Conocíais este rincón secreto de la ciudad? Si esta propuesta te ha parecido chula no olvides darle al like y compartir este contenido para dar más visibilidad a este blog. 

Disfrutamos este rincon en enero de 2022. 

 NO OLVIDES VIAJAR SEGURO. CONTRATA TU SEGURO DE VIAJES A TRAVÉS DE ESTE ENLACE Y CONSIGUE UN 5% DE DESCUENTO. 

 

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: