COMER Y DORMIR

EL BALCÓN DEL BREZAL – El Quintanarejo (Soria)

A quien no le atrae probar un restaurante rural situado en un entorno con encanto, algo apartado, ubicado en una casa antigua, cuya decoración recuerda la vida de campo, com ambiente calido y donde muy mal se les tiene que dar para que el cliente salga insatisfecho? Pues el Balcon del Brezal, al norte de la provincia de Soria, entre Vinuesa y el Parque Natural de la Sierra Cebollera es uno de esos restaurantes que seguramente te recomendaria los autóctonos, que reúne todas estas condiciones pero que a pesar de ello no le doy un 10.

El restaurante como ya hemos dicho se ubica dentro de una casa de pueblo, dispone de dos salones de dimensiones considerables y una pequeña terraza en su parte posterior junto a un riachuelo. A pesar de que es probable que te puedan ubicar si sois pocos y no es temporada alta de veraneo o de setas, lo mejor es reservar, por descontado que si sois muchos comensales la recomendación pasa a ser obligación, y no os presentéis antes de la hora, no os darán paso hasta que sea el momento, es más pudimos observar que los empleados se incorporaban al trabajo en el mismo momento que empezaba el turno de comidas, primer fallo a destacar, aunque hagas reserva para una hora determinada la atención se va a ver afectada debido a que el personal no va a estar disponible.

Respecto a la información de la carta o menú, el dia que nosotros fuimos no había nada que informara al respecto, ni en la puerta ni en las mesas, al visitar el restaurante en época COVID (no podemos asegurar que sea por esta razón) nos cantaron lo que parecía un menú pero que luego resultó ser carta y la desinformación económica, por no preguntar, culpa nuestra, nos dió algún disgustillo a la hora de la cuenta. Cuidado con este tema porque no sabemos si fue por error o por estrategia empresarial esta no nos pareció una táctica demasiado acertada.

Lo primero, que sepáis que, si no coméis carne El Balcón del Brezal no es vuestro lugar, o almenos no hay muchas opciones, el local es un asador y lo que más sirven es carne y en cantidades importantes. Aún así se pueden hacer algunas combinaciones sin carne pero con contundencia, el pescado, según su web, solo lo sirven por encargo.

Al pensar que se nos estaba ofreciendo menú, todos hicimos un primero y un segundo, había opciones básicas para los niños, como macarrones, y se podía hacer solo un plato, evidentemente era carta y no menú.

Respecto a la comida nada que decir todo estaba bueno. Mientras esperas ponen un pequeño entrante a compartir, que no podemos asegurar que nos cobraran porque no nos fijamos, en nuestro caso un paté que estaba muy rico, o es que teníamos hambre. En los primeros había revoltillo de setas, macarrones, picadillo, migas, ensaladas y berenjenas, este último plato yo lo tome de segundo y estaba muy bueno relleno de setas.

De segundos la cosa iba de carnes y sobretodo carnes a la brasa, cordero, entrecot, solomillo… y sirven todas las raciones en una misma fuente de donde han de picar todos los comensales. Ah!!! y una cosa la ponen sin guarnición, las patatas de guarnición las has de pedir a parte sino no te las traen, otro aspecto que queda un poco feo, que en un solomillo que te va a costar 21€ no se pongan una triste patata.

De postre los clásicos, flanes, natillas, cuajadas… todo era casero y correcto.

El servicio fue muy rápido en los primeros pero luego el local se fue llenando y se fue ralentizando lo que provocó que entre el primer y el segundo plato se hiciera algo largo y entre los postres el café y la cuenta… al final tuvimos que pagar en caja porque la cuenta no llegaba.

No nos estuvimos de nada, algunos repitieron bebidas, aguas ni me acuerdo las que se bebieron y todos tomamos postres y cafés. El montante total fue considerable, eramos 4 familias de 4 miembros cada una y pagamos más de 100 euros por familia, luego nos dimos cuenta que no lo hicimos bien porque pudimos observar que algunos comensales que estaban a nuestro alrededor compartían los primeros ya que las raciones eran muy correctas.

Así que si estáis por la zona El Balcón de Brezal es una opción con encanto y con un servicio correcto pero con una estrategia empresarial algo engañosa.

La comilona nos la dimos en agosto de 2020.

Podéis consultar la web del restaurante aquí.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: