Como ya habréis podido observar si seguís la publicaciones de este blog, cuando viajamos en familia solemos alojarnos en apartamentos, por varias razones: nos permite cocinar y así ahorrar algo en las comidas y nos permite tener un espacio algo más amplio donde relajarnos. En ocasiones nos alojamos en hoteles pero suele ser cuando vamos a hacer una para técnica o si vamos sin niñas, si nuestra estancia se alarga por dos o más noches los hoteles no suelen ofrecernos las prestaciones que buscamos.

Para nuestro viaje a Londres buscábamos apartamento en una zona que no estuviera apartada,  pero tampoco nos ceñimos al centro, ya que en Londres es fácil ponerte en cualquier sitio  a un golpe de metro y el centro además de estar algo más saturado, suele ser más caro y menos tranquilo. Así que acabamos en Camden Town.

Si buscáis en Google os van a salir estos apartamentos en diferentes plataformas de alquiler, generalmente nosotros intentamos alquilar directamente pero en este caso no supimos encontrar una web para hacerlo así que lo hicimos a través de Booking ya que es una plataforma que hemos usado otras veces y con la que de momentos no hemos tenido ningún problema.

La valoración en Booking de estos apartamentos es buena pero en Google es regulera, supongo que eso se debe a que es una agencia de alquiler y claro depende mucho del apartamento que te toque, ninguna de las fotos que se adjuntan en la web de Booking corresponden con el apartamento que nos tocó. Cuando se alquila en un edificio de apartamentos la ventaja que tienes es que los apartamentos van a ser de similares características, cuando lo haces en una agencia de alquileres las fotos que vas a ver en las plataformas pueden diferir bastante de lo que luego te vas a encontrar. De ello somos conscientes y tendemos a relativizar las opiniones.

No tuvimos ningún problema con la reserva, pagamos una parte con antelación y el resto el día que recogimos las llaves. Se nos facilitó toda la información por correo electrónico y no tuvimos ningún problema a la hora de llegar a la oficina, que se encuentra justo al lado de la estación de metro de Camden  Town. En la oficina te explican todo, realizas el pago, abonas 40 libras en efectivo en concepto de limpieza y también te piden un depósito que te reembolsan a la salida cuando comprueban que todo esta en orden, te dan un plano para llegar a tu apartamento y las llaves y ya puedes ir a tu apartamento, NO te acompañan. El día de la partida se han de dejar los apartamentos a las 10.00 h. y si lo necesitas te guardan el equipaje. Puedes hacer el check-out más tarde si pagas un suplemento pero la hora tope son las 13.00 h.

El apartamento que nos tocó estaba a unos 10 minutos caminando en una calle muy tranquila, con poco tráfico, lo que más oímos fue el camión de la basura mientras hacía la recogida y al encontrarnos en la planta baja también oíamos cuando entraba algún vecino aunque no era nada molesto. De camino al apartamento teníamos un supermercado muy grande y también muy cerca un Tesco.

El apartamento era pequeño, comparado con por ejemplo el alojamiento del año pasado en Berlín, aquel apartamento era un lujazo. pero funcional. Se encontraba en la planta baja del edificio y tenía dos ventanas que daban a la parte delantera del edificio y una a la parte trasera.

Nuestras vistas traseras

Cocina, cuarto de baño con bañera, habitación y pequeña estancia de estar con sofá cama.

En la cocina, aunque pequeña tenía lo necesario para una estancia corta, menaje suficiente, productos de limpieza suficientes, paños de cocina y papel de cocina también había, electrodomésticos básicos, y también horno, encontramos a faltar alguna bolsa de basura más y también una escoba, ni siquiera había un cepillo pequeño, tuvimos que recoger las migas como pudimos.

El cuarto de baño completo, disponía de toalla grande y de mano para cada uno además de secador de pelo y algunas pastillas de jabón.

Las camas eran confortables, incluso el sofá-cama donde podían dormir dos personas comodamente, y había suficiente ropa de cama, aunque fueron unos días fríos el apartamento estaba muy bien acondicionado, la calefacción funcionó a las mil maravillas.

También había tele y el wifi funcionó correctamente. Por poner una pega diría que la ausencia de persianas hacía que la luz iluminase las habitaciones demasiado temprano. Eso es algo que sucede con mucha frecuencia o es que nosotros estamos demasiado acostumbrado a poder oscurecer más las habitaciones. De haberme acordado me hubiese llevado un antifaz que van muy bien, aunque que te despierte la luz también puede resultar positivo cuando uno quiere aprovechar bien el día.

Alquilar con City Centre Apartments fue una buena elección.

¿Y tú? ¿Has viajado a Londres? ¿Donde te alojaste? Si tu experiencia fue buena quizá pueda servir a otros viajeros, no dudes en compartirla en comentarios.