Can Parpers es un restaurante-masía situado en plena Serralada Litoral en el término municipal de La Roca del Vallés. Su situación es privilegiada y es ideal para grupos grandes y familias con niños.

El restaurante es de dimensiones considerables así que es apto para celebraciones, sirven cocina de mercado con platos de cocina catalana y especialidad en brasas. También disponen de terraza exterior, además de un porche con vistas.

La filosofía del establecimiento permite organizar toda una jornada en sus terrenos ya que además de servir comidas dispone de un extenso jardín donde los niños encontrarán gran variedad de actividades que hacer mientras los adultos hacen el vermut o la sobremesa. Durante los fines de semana hay servicio de monitores gratuito. Los peques van a tener a su disposición una caseta de juegos, un espacio con animales, conejos y gallinas, además van a conocer al caballo Pancho y además nosotros visitamos el restaurante un lunes de Pascua así que pudimos buscar huevos de chocolate  escondidos por el bosque cercano. Los pequeños lo pasaron en grande.

Por lo que respecta al restaurante el servicio fue muy correcto, llamamos previamente para hacer una reserva, nos ubicaron en una sala y montaron dos mesas una para los niños y otra para los adultos.

Nos atendieron rápido y nos decidimos por el menú de fin de semana donde también había opciones infantiles y aquí es donde viene el inconveniente del lugar. Los servicios gratuitos se pagan en la comida, el menú de adulto ronda los 25€ y el menú de niños que es un simple combinado que en cualquier otro lugar se paga a 8€ aquí se paga a más del doble. También disponen de carta. Así que sí, el lugar es privilegiado y los servicios que ofrece lo hacen atractivo pero la relación calidad-precio es algo elevada.

No es que comiéramos mal, no es eso, comimos bien, todos coincidimos en que la comida estaba muy buena, había variedad e incluso con opciones para gente que no comiese carne. Las raciones eran correctas tirando a justas, pero claro eso según gustos. Yo tomé un arroz con verduras que realmente estaba muy bueno. Las opciones de menú infantil eran más que básicas.

Así que en conclusión, Can Parpers es un lugar ideal para pasar una jornada en familia o con amigos, donde los niños se lo van a pasar en grande ya que hay actividades y espacio para que disfruten, vais a comer seguramente bien pero lo que se ofrece de forma gratuita hace subir el precio de la comida o lo que es lo mismo sin los servicios extra seguramente el precio del menú sería menor.

¿Habéis estado en Can Parpers? ¿Es vuestra opinión diferente de la mía?

Otros también escribieron u opinaron sobre este restaurante.

Can Parpers según Mamaproof

Can Parpers en TimeOut Barcelona

Visitamos Can Parpers en marzo de 2018