Cine y Televisión

TIGER KING

Por lo visto Tiger King ha sido la serie estrella de Netflix durante la cuarentena. En casa la vimos durante los primeros días y flipamos muchísimo. Nos atrapó desde el primer momento. Fue imposible no quedarse atrapado con una historia que parecía mentira, o puede que fuese precisamente eso, que costaba crecerse que lo que estábamos viendo no fuera ficción. Y es que la serie hace suya la creencia generalizada de que cualquier cosa puede suceder en América, y cuando digo América quiero decir los Estados Unidos.

La serie se centra en uno de los múltiples zoo privados que se reparten por la geografía del país norteamericano, puede que como yo os sorprenda que existan lugares como este, pero parece que es bastante habitual. Se dice que en Estados Unidos hay más felinos en cautividad que en libertad en el resto del mundo.

Los animalistas lo pasaran fatal con el visionado de esta serie.

El zoo en el que se centra la serie es el gestionado por Joe Exotic, todo un personaje, criador de felinos, dueño del zoo, homosexual, casado con dos hombres a la vez, empleador de exconvictos, cantante de country y obsesionado con demostrar que su mayor enemiga ha asesinado a su marido.

Lo que empieza siendo una serie que parece explorar el funcionamiento, un tanto oscuro, de estos centros de animales, acabará desvelando las relaciones truculentas que Joe Exotic establece con sus empleados, maridos, socios y con el crimen organizado.

La sorprendente trayectoria de Joe Exotic, descrita por el mismo, por otros colegas del mundillo, a cual más extravagante y por sus compañeros de vida y trabajo nos descubren a un personaje que por un lado da una imagen amable de persona generosa y con necesidad de afecto y por otra se muestra como un perturbado en constante búsqueda de reafirmación, manipulador, mentiroso y rastrero.

La serie está llena de testimonios que hablan sobre Joe Exotic, el zoo que regenta y sus prácticas delictivas. Los testimonios no tienen desperdicio, ninguno de ellos se corta a la hora de describir a este personaje, incluso aquellos que mantienen con él una relación personal no tienen ningún tipo de reparo en admitir que solo les mueve el interés y que no sienten hacia el afecto sincero. Esto último se ilustra perfectamente en una escena en que Joe Exotic es atrapado por un león y se produce un momento muy tenso cuando el animal lo arrastra enganchado a sus fauces y nadie se acerca a ayudarlo.

Y si el protagonista de la serie es un personaje que roza el esperpento, el resto de secundarios no se queda atrás, un marido desdentado que resulta no ser gay y que no se pone camisa en toda la serie, un par de empleados mutilados, uno de ellos (o ella no lo tengo claro) mordido por un felino del parque, otro empleado que parece salido de una banda de rock ochentera pero de las de mala vida, otro marido, un chaval casi menor de edad que no tiene más de dos neuronas y que da una de las sorpresas de la serie, otro marido, el tercero, que ni se entiende como entabla relación, un socio que acaba robándole el negocio y el propietario de otro de los zoo que parece que más que propietario de un zoo es el jefe de una secta… no hay desperdicio.

Y si conseguís llegar al final sin spoilers, el devenir de los acontecimientos es sorprendente. Y parece que igual hay segunda temporada.

Hay por la red multitud de artículos que han proliferado después del éxito, algunos incluyen spoilers:

No nos creeriamos «Tiger King» de Netflix si no fuera una historia real publicado en La Vanguardia

«Tiger King» de Netflix: porque esta historia de tigres, crímenes y traiciones arrasa en la plataforma durante la cuarentena publicada en BBC News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: