Ya es todo un clásico de la ciudad, el Milano ha sabido poco a poco fidelizar a su clientela y lo ha hecho gracias a su buena oferta gastronómica y a un servicio cercano.

Milano Restaurant se sitúa en pleno centro de la ciudad. Es un local bastante amplio que se ve de un vistazo solo con entrar ya que es prácticamente cuadrado. Con excepción del espacio ocupado por la barra, el comedor se distribuye optimizando el espacio sin llegar a aglomerar a los comensales.

Hay mesas redondas y cuadradas, puedes ir a comer en pareja o en grupos, el Milano es capaz de adaptarse al grupo, eso sí has de tener algo de previsión ya que suele llenar y más en fechas señaladas y lo hace en la misma medida para comidas y para cenas.

El Milano ofrece un menú de mediodía más que correcto a un precio más que aceptable si hablamos de un menú de más de 10 euros. Olvídate del menú de rancho, en el Milano se lo curran, normalmente cuelgan el menú del día en su web así que solo has de echar un vistazo para ver si lo que ofrecen te seduce y si hay fideuá no os la podéis perder, se ha convertido en uno de sus platos estrella. Además disponen de menús de mediodía para el fin de semana a diferente precio.

Algunos primeros

Viernes y sábado por la noche la fórmula cambia para ofrecer un menú degustación a 20 euros, en el que vas a encontrar dos primeros a compartir, dos segundos a compartir, dos postres a compartir, bebida y pan y para finalizar un gin-tónic o un mojito y todo ello sin sorpresas en el precio.

Si resultais ser un grupo impar, no os preocupeis que vais a poder tomar el menú degustación igualmente, simplemente os pondrán una ración más de cada plato, el que vosotros queráis. Y si tenéis suerte y os toca el dia que ponen tataki de atún igual os derretís de gusto porque está buenísimo.

Algunos segundos

Por supuesto también podéis comer a la carta, el precio puede variar pero no en exceso.

Los postres riquísimos

Para los niños también disponen de fórmulas, las típicas, no vayáis a creer que innovan en este tema, la verdad es que a mi ya me va bien porque las que no innovan son mis hijas, van a comer pollo empanado y patatas fritas da igual si es un bar de barrio o un restaurante con estrella michelin, pero si vuestros niños o niñas son de buen comer que se olviden del menú infantil y se atrevan con el menú degustación lo van a disfrutar mucho más, total patatas y pollo lo pueden comer en casa en cualquier momento.

Y para los niños… lo de siempre.

Toda la información la vais a encontrar en su web y también en su página de Facebook.

Somos clientes habituales de este restaurante y solemos ir varias veces al año.

Si esta entrada os ha abierto el apetito y decidís pasaros por el Milano no dejéis de volver y explicarnos qué tal habéis comido.

Foto destacada: Tripadvisor