Cine y Televisión

KILLING EVE

Eve Polastri es una investigadora de los servicios secretos británicos, o puede que hasta sea una espía, que es destinada a indagar sobre unos asesinatos al parecer cometidos por una asesina a sueldo algo particular. Villanelle es una joven de apariencia dulce que esconde tras su rostro angelical un desmesurado y original sadismo a la hora de cometer los asesinatos que le son encomendados por parte de la importante y secreta organización para la que trabaja.

La peculiar relación que se establece entre estos dos personajes, en principio tan antagónicos, es el hilo argumental de esta premiada serie de la HBO.

La potencia, contundencia y intensidad de ambos personajes sustentan por si sola la serie que se solidifica con un buen puñado de sólidos secundarios.

Sandra Oh interpreta a Eve Polastri. Eve trabaja para los servicios secretos y bajo esa apariencia anodina se esconde una personalidad atrevida y desafiante, pero también perspicaz, resolutiva y a veces kamikaze, actitudes quizá buscadas con la intención de darle emoción a su sencilla y puede que hasta aburrida vida cotidiana y doméstica. Eve consigue perpetrar acciones que la sorprenden con desmesura convirtiéndola en una desconocida incluso para si misma.

Sandra Oh le proporciona al personaje de Eve una intensidad extrema, consiguiendo transmitir a la perfección ese estado de contante agitación incluso de ansiedad. Consigue expresar la sorpresa, y a la vez el casi placer, que le provocan sus propios actos. Su relación con Villanelle va de la resistencia hasta casi la dependencia a pesar de que tenga momentos donde intente revelarse contra los, a veces incomprensibles, sentimientos que crecen entre ellas.

Jodie Comer interpreta a Villanelle. Villanelle es una asesina a sueldo un pelin particular, olvidaos de verla con un arma en la mano y disparando disparos certeros. Villanelle disfruta de la puesta en escena, del atrezzo, del vestuario, de la trama… mira a los ojos a su víctima y es tremendamente ingeniosa a la hora de realizar su trabajo.

Jodie Comer le proporciona al personaje de Villanele un aire de psicopatismo (creo que me he inventado la palabra) extremo, de maldad absoluta, de verdadero desprecio por la vida, de sadismo… es una asesina con mayúsculas que encuentra en Eve a aquella víctima a la que no puede matar y ni ella misma sabe porque. La expresividad con la que la actriz dibuja al personaje no deja lugar a dudas, en su interior habita el maligno.

Solo los dos personajes sostienen la serie pero el conjunto se redondea con los personajes secundarios que rodean y conectan a ambas protagonistas y con el paseo que el espectador tiene la oportunidad de dar por las diversas capitales europeas en las que se ambienta la trama.

Se discute si la segunda temporada ha sido necesaria después de una primera tan rompedora, lo cierto es que mantener el nivel siempre resulta complicado pero, la seguridad de que habrá una tercera me hace pensar que ha gozado del favor del público que sin duda se siente tan atraído por ella (la serie) como Eve por Villanele y viceversa.

Otros también opinaron sobre esta serie:

Killing Eve, la irresistible atracción por el mal publicado en Serializados

Killing Eve, un thriller a puro suspenso que vuelve a latir publicado en Clarin

¿Y tu te has atrevido con Killing Eve? Os advierto que a veces impresiona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: