Cine y Televisión

HISTORIA DE UN MATRIMONIO de Noah Baumbach

«Mamá, se parece a Kylo Ren»

Adam Driver, post Kylo Ren, el papel que le dió a conocer al gran público y Scarlett Johansson, fuera del estilizante traje de Viuda Negra, se unen en una producción que no puede alejarse más de los personajes a los que han estado atados en los últimos años. Así que hagamos el difícil ejercicio de borrar de nuestra mente a los personajes fantásticos anteriormente citados para verlos interpretar a otros que viven un proceso de divorcio muy realista.

Charlie y Nicole, son matrimonio, pero además han construido una carrera artística conjunta. El día que deciden divorciarse no solo dejarán de ser pareja sentimental sino también profesional. Cuando Nicole decide cambiar su lugar de residencia por motivos laborales todo se complica. Charlie y Nicole deberán encontrar la manera de seguir siendo una familia intentando encajar sus carreras profesionales separadas por miles de kilómetros.

El film es el testimonio del recorrido que realizan los personajes durante su proceso de divorcio. Las dificultades a que se enfrentan mientras intentan negociar las condiciones de un acuerdo que no les destroce como família y que afecte lo menos posible al hijo de ambos. Increíblemente realista los personajes viven el divorcio de forma diferente, la mujer siempre por delante, el marido un poco a rebufo deberá dejar a un lado sus ingenuas intenciones iniciales para luchar con todo lo que está en su mano para conseguir lo que para él es importante. Detrás, dos implacables abogados que buscarán de manera elegante y sin perder las formas satisfacer los deseos de sus clientes.

Hay que destacar, y así lo avalan las nominaciones a diversos premios, las interpretaciones de la pareja protagonista que consiguen dotar a sus personajes de franqueza y realismo dejando a un lado el sentimentalismo, ardua tarea cuando se trata de mostrar una història de desamor a través de un proceso de divorcio. Interesantes, también, las interpretaciones de los secundarios Ray Liotta y Laura Derm, esta última ganadora del Oscar de este año por esta interpretación. El resto de secundarios, en un registro menos intenso, en algunos momentos incluso histriónico, consiguen darle un toque tragicómico a este drama legal.

Se trata pues de un relato que transita por el camino que realiza una familia mientras negocia los términos de un divorcio, con sus luces y sus (más) sombras, intentando en todo momento no perder de vista lo que les unió y luchando a muerte por no perder lo que para cada uno de ellos es importante, manteniéndose a flote tanto a nivel sentimental como económico, donde todos están desubicados y buscan crear de nuevo una estabilidad que les permita seguir adelante con sus vidas sin trastocarlas en desmedida. Es un relato sincero, duro, intenso.. no es la historia del matrimonio, es la historia de UN matrimonio.

Cogedla con ganas y no la veais si estáis de bajón porque toca fuerte.

Y si ya la habéis visto, ¿Estáis o no de acuerdo conmigo?

Os adjunto un par de artículos, con dos visiones más de esta película:

Por qué «Historia de un matrimonio» es la película más degarradora del año (y una de las mejores) publicado en

Te querré siempre publicado en El País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: