Hace pocos días supimos que los miembros de la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas de España decidían presentar como candidata a los próximos premios Oscar la película de Javier Fesser, Campeones. Hace ya meses de su estreno y había quedado en el tintero, últimamente veo más series que cine, me resulta más práctico ver un capítulo de 50 minutos que ver una película en dos partes, pero aprovechando un sábado por la noche y que la peli es apta, e incluso conveniente, para todos los públicos, hace unos días la vimos en família.

Marco Montes es un entrenador de baloncesto, de cierto prestigio, al que despiden después de un conflicto en un partido, además pasa por un mal momento personal. Una noche lo pillan conduciendo borracho y le condenan durante dos meses a entrenar a un equipo de barrio formado por discapacitados mentales. Convertirles en un equipo parece al principio misión imposible, pero Marco va a aprender en esos dos meses un buen puñado de lecciones de vida.

No hay duda que Campeones asume riesgos al escoger como protagonistas a personas que realmente son discapacitados mentales pero no se me ocurre mejor forma de llevar a cabo esta historia y que resulte más verosímil. Uno podría pensar que la parte “trágica” de la historia podría venir dada por las historias de cada uno de los personajes discapacitados, en cambio la ternura, la simpatía, la sinceridad, la bondad y el positivismo que desprenden convierte esta historia en una oda a la diferencia, llena de grandes y divertidísimos momentos.

La película da visibilidad a la realidad de las personas que sufren alguna discapacidad y cómo se enfrentan al día a día superando los obstáculos que les pone la rutina diaria, como a pesar de este esfuerzo aquellos que tienen sus capacidades plenas se aprovechan de su ingenuidad y su voluntad y carecen de empatía hacia ellos remarcando así sus diferencias, diferencias que por otras parte solo vemos los que no tenemos ninguna discapacidad o más bien aquellos que somos incapaces de lidiar con la diferencia y que a pesar de que sus vidas no son fáciles son perfectamente capaces de ser felices y diferenciar entre aquello realmente importante.

Y esta es la lección que aprende Marco Montes y que vamos a aprender todos nosotros después de ver la película.

Os adjunto un par de artículos de la prensa especializada, con otros puntos de vista, para completar:

Las 11 claves del éxito de Campeones publicada en Fotogramas.

Crítica publicada en FilaSiete.

Hacedme caso y buscar un huequito para verla. Si os gusta porque yo os he dicho que vale la pena verla no olvidéis volver y darle al like y añadir vuestra opinión en comentarios. Ya sabéis que vuestras aportaciones enriquecen este blog.