Somos adictos al Cabo de Gata, lo había dicho ya? Creo que sí, y viajamos a esta zona del litoral almeriense una vez cada dos años. Siempre nos alojamos en San José porque nos ofrece lo que buscamos, una semana de relax en un lugar de playa que aún mantiene su ocupación a un nivel que se puede aguantar y con ello quiero decir que entre semana se puede, con relativa facilidad, comer en un restaurante o tomarse algo, sin necesidad de hacer colas o que incluso a mitad de agosto el aparcamiento no es un problema desesperante.

A pesar de ello siempre que viajamos a San José lo hacemos en grupo y somos un mínimo de 14 personas a desayunar, comer y cenar cada día. Como estamos de vacaciones y, una semana al año no hace daño, no nos gusta perder el tiempo de playa y piscina cocinando para 14 personas así que es más que normal que comamos fuera (a mediodía) todos los días de la semana.

Nuestro local de cabecera es el Aloha, a cinco minutos a pie caminando desde la playa y en la calle que desemboca en cala Higuera este Hostal-Restaurante nos llena la barriga cada uno de los días de nuestra estancia.

A los arroces y las brasas, tanto de carnes como de pescados, en el Aloha vas a encontrar un menú a un precio muy razonable tratándose de un local situado en el centro de una localidad turística. El menú variado incluye arroces, pastas, ensaladas y nunca falta el gazpacho y el salmorejo, somos muy fans, y nos encantan esos tanques de tinto de verano que tanto echamos de menos los años que no vamos.

Algunos primeros del menú de mediodía del Aloha.

En los segundos vais a encontrar siempre carnes y pescados a la brasa con guarnición. Las patatas no son congeladas y están bien cocinadas y nada grasientas.

Pescado fresco y carne a la brasa, nunca falta.

Los niños han de ser muy tiquismiquis para no encontrar alguna opción en el menú que puedan comer, pero sí es así, también tienen platos combinados y pizzas. Siempre se han mostrado bastante flexibles a la hora de adaptarse a los gustos de los pequeños y nunca han puesto ninguna pega a la hora de que los niños compartan un menú, o hagan medio menú o incluso coman del plato de los papás.

Arroces y pastas, un niño ya tiene suficiente con un plato como este, algunos adultos también.

Los postres no son especialmente destacables, siempre tienen fruta del tiempo bien fresquita.

El Aloha dispone de un local interior de dimensiones moderadas aunque a nosotros siempre nos han ubicado en la terraza. La terraza es bastante grande y está parapetada con un toldo que proporciona sombra, cuando el calor es sofocante dispone de algunos ventiladores que refrescan el ambiente aunque en la zona es probable que esto no sea solución suficiente. Hay una zona de la terraza que a pesar de los toldos queda muy tocada con el sol, generalmente es una zona que solo ocupan por la noche. Las cenas a veces están amenizadas con música. Nosotros siempre reservamos de un día para otro.

El servicio suele ser amable además de rápido. Tienen dos o tres camareros atendiendo la terraza y nosotros siempre nos hemos topado con gente que va por faena.

Las opiniones en Tripadvisor lo dejan claro el Aloha convence.

También tienen hostal aunque nosotros no nos hemos alojado nunca en él.

Si estás por la zona y buscas donde comer igual puedes probar este establecimiento y luego nos cuentas. Si ya lo conoces dinos qué tal ha sido tu experiencia y si te ha gustado este artículo no te olvides de hacer un like.

Foto destacada extraída de Booking.com