Desde el pasado 9 de junio la prisión Modelo de Barcelona esta vacía. Después de 113 años en funcionamiento el famoso edificio en el centro de la ciudad deja de funcionar como prisión y por fin los vecinos recuperan el espacio para nuevos usos, algo que llevaban décadas reclamando.

En estos 113 años de historia la prisión ha sido testimonio de episodios duros de la historia de la ciudad y del país. Cuando me enteré de que una vez vacía de presos se daría la oportunidad, durante unos meses, a la ciudadanía en general, de poder visitarla, me pareció una iniciativa interesante como un ejercicio de memoria histórica.

Después de unos meses en que las visitas se hacían previa reserva a partir del 21 de enero de 2018 la antigua prisión abre como espacio ciudadano cívico y social, el patio de acceso se convertirá en un espacio verde de acceso diario, los viernes y sábados habrá puertas abiertas de visitas sin reserva previa.

En el siguiente artículo de La Vanguardia más información, así como en la web de Barcelona.

Esta es la crónica de nuestra visita que realizamos durante los primeros meses cuando era necesaria la reserva previa. La visita empieza con la apertura de la primera puerta (o cancela), cuando se cierra, una voz en off nos explica un poco como va a ir la visita. Después tendremos que pasar por dos cancelas más al más puro estilo carcelario, es decir, entraremos y se cerrará una puerta, y una vez cerrada una se abrirá la siguiente y pasaremos al pasillo. Atentos al sonido de abrir y cerrar cancelas, supongo que es para ponernos en situación, es estremecedor.

El panóptico

Una vez dentro hay que tener en cuenta que no se trata de una visita guiada, desde el panóptico, donde se encontraba el centro de control, y para seguir un orden lógico solo se ha de hacer caso a unas lineas de color amarillo que hay en el suelo y que nos van diciendo cual es el camino a seguir. No olvidéis a la entrada de coger uno de los folletos explicativos donde encontrareis información sobre la cárcel y la exposición además de un plano del interior. La visita dura alrededor de 1 hora. La visita es apta para hacer con niños algo mayores, a mi parecer es interesante e instructiva ya que son pocas las oportunidades que existen de ver edificios de estas características.

Estancias de la vida diaria.

Vamos a visitar la 5a. galería donde podréis ver una exposición titulada 113 años, 13 historias, a través de 13 instalaciones en 13 celdas hay un recorrido por algunos de los momentos más destacados de la historia del edificio así como se recuerda a algunos presos ilustres.

Exposición 113 años, 13 historias

Después se pasa a la 4a galería donde se puede ver como se organiza la vida diaria en la prisión, al final de la galería hay el comedor. Después se puede entrar al patio. Y por último también se puede visitar la galería 1 y el patio de esta galería, en esta galería hay una exposición sobre las razones del cierre de la prisión.

Hay 3 galerías que no están abiertas a la visita, ni otras dependencias como la escuela o los lugares donde se realizaban los talleres. De vuelta de nuevo al pasillo de salida también se puede visitar el locutorio, el lugar donde los presos se comunicaban con sus familiares y por último se visita la paquetería el lugar donde se ejecutó a Salvador Puig Antich en el 1974, la última ejecución por garrote vil que tuvo lugar en el estado español.

Si queréis saber más sobre esta exposición y la visita a la cárcel os adjunto el siguiente artículo, publicado en El Periódico:

Bienvenidos a la cárcel Modelo

O este otro del 20 minutos:

La prisión Modelo pasa a la historia y se podrá visitar a partir del 3 de julio.

Si lo que os interesa es la historia podéis leer: Los acontecimientos más destacados en la historia de la cárcel Modelo.

Foto destacada: wikipedia.org