Hacía tiempo que teníamos ganas de bajar hasta Cádiz. Hasta ahora no lo habíamos hecho porque está muy lejos y las niñas no llevan muy bien lo de viajar mucho rato en coche. Como el año pasado hicieron los viajes de verano bastante bien y como las cosas deben tender a mejorar, este año nos animamos y alquilamos una casita en Cádiz. Lástima que el comportamiento de los niños no sea regular y que lo que ha sucedido un año no tiene porque suceder o mejorar al siguiente. Pero estas niñas han tenido mala suerte que les ha tocado unos padres que les gustan conocer lugares nuevos así que al final de las vacaciones habíamos hecho 3800 km. no esta mal si tenemos en cuenta que el coche va para 14 años, que al conductor no le gusta conducir y que a la niña suele poseerla el demonio del cuando llegamos.

Así que nos plantamos en Cádiz, más concretamente en Conil de la Frontera a finales de agosto. Y menos mal que eran finales porque aquello aún estaba petao, ni imaginarme quiero como se debe poner aquello en pleno agosto.

Nos alojamos en unos apartamentos muy correctos gestionados por el Hostal Los Rosales, que se sitúa de camino al puerto pesquero de Conil y desde allí visitamos la zona comprendida entre Conil y Zahara de los Atúnes, además de acercarnos un día a Cádiz ciudad, en principio no entraba en los planes pero como los primeros días no hizo muy buen tiempo y al final decidimos alargar la estancia un día más pues tuvimos tiempo de hacer una visita.

Conil de la Frontera es un pueblo blanco a orillas del Atlántico bañado por la playa de los Bateles y la de la Fontanilla. La parte más animada del pueblo, la de calles estrechas y llenas de bares y tiendecitas se sitúa en la parte más cercana a la playa de los Bateles, que como muchas de las de Cádiz es un arenal extenso que cuando sopla el viento tiende a ser incómoda pero que paisajísticamente hablando no tiene parangón y desde donde se pueden divisar buenas puestas de sol.

dscn7283

En Conil se concentra gran parte de la actividad de la zona así que a pesar de ser encantador puede resultar un pelín agobiante en los momentos de mayor afluencia de público. A pesar de los pesares hay que visitar Conil si se va a la zona.

De camino a Caños de Meca resulta imprescindible acercarse al Cabo de Trafalgar y hacer caminando el trayecto que lo separa de la carretera principal. El paisaje es de postal.

Pasamos por Caños de Meca pero no paramos, desde el coche se vislumbraba bastante ambientecillo, atravesamos el Pinar de la Breña en dirección Barbate y descubrimos que haciendo una pequeña excursión de media hora desde el aparcamiento se llegaba a un mirador, del Tajo creo recordar que se llama, desde donde se divisa una vista espectacular de los acantilados de Barbate.

collage

Barbate nos pareció bastante prescindible pero comimos un arroz barbateño que nos dejó un muy buen sabor de boca.

Zahara de los Atúnes tiene mucho renombre, como pueblo se ve bastante enfocado al turismo con muchas tiendas y mucha oferta gastronómica, la playa espectacular, solo por darse un baño en esas aguas ya merece la pena acercarse. Me metí entre pecho y espalda un tartar de atún rojo que será difícil de olvidar.

dscn7414

Vejer de la Frontera fue quizá el pueblo con más encanto que vimos de la zona, un pueblo blanco muy cuidado que merece un paseo tranquilo para descubrir todos sus rincones, es un pecado ir por la zona y no pasar al menos una tarde/noche en Vejer de la Frontera, es uno de esos lugares al que se suele volver aunque se conozca la zona.

dscn7323

Y por último Cádiz ciudad, sus barrios más típicos, es decir lo que no son ciudad moderna, recuerdan un poco a todos esos barrios marineros que se repiten por algunas otras ciudades españolas, pero el paseo por su malecón y acercarse a la playa de la Caleta la diferencian de cualquier otra.

Mención a parte merecen las playas de Cádiz, nosotros estuvimos en las calas de Roche, obligatorio si sopla el levante porque es imposible estar en playas abiertas, también la cala del Aceite es una buena opción si sopla el viento, en la playa de Roche, a la que se llega después de pasar el faro y desde la urbanización que lleva el mismo nombre, vimos dos puestas de sol, totalmente diferentes una de la otra. Estuvimos también en la playa de Zahara de los Atúnes y no quisimos volver si pasar un día en El Palmar, la playa de las playas. ¿Quien va a Cádiz y no visita la playa de El Palmar? creo que nadie.

collage

Os recomiendo un par de artículos para complementar información:

Qué hacer en Cádiz con niños del blog PladresconHijos.com

Y la web Cádiz diferente: tu guía para disfrutar de Cádiz

¿Has visitado ya Cádiz? ¿Qué te ha parecido?