Buscar alojamiento en una ciudad que no se conoce no es fácil. La cosa se complica si además no es una ciudad económica.

Para nuestra estancia en Edimburgo teníamos algunos requisitos claros, necesitábamos un apartamento para 5 personas, con camas individuales, que estuviese en el centro o cerca y que nos guardasen las maletas una vez dejado el apartamento ya que íbamos a estar en la ciudad hasta las 17.00 horas.

El precio, bueno, nos marcamos un tope, en libras.

Barajamos un par de sitios y contactamos con ellos y finalmente nos decidimos por reservar en Stay Edimburgh City y no nos equivocamos.

La gente de Stay Edimburgh City se localizan en la Royal Mile , a la altura del número 219 y en el interior del Old Stamp Office Close, en pleno meollo, cerquísima de la catedral de Sant Giles. Nos atiende muy amablemente Gema, ya hemos tenido contacto con ella y con Elisabet vía e-mail. Las dos son españolas así que cero problema con el idioma.

Tienen diferentes alojamientos repartidos por el centro de la ciudad pero a nosotros nos alojan en el mismo edificio donde tienen las oficinas. El exterior del edificio no es muy atractivo pero el interior, ay el interior, que apartamento más bonito, práctico y funcional.

Nos asignan un apartamento en la primera planta pero interior, así que ruido cero. Al entrar al apartamento lo primero que encontramos a la derecha es el cuarto de baño, amplio, con baño y ducha, limpio y acondicionado, con un espejo enorme y con productos de higiene incluidos, también hay secador, una curiosidad, resulta que en los cuartos de baño no hay enchufes para evitar electrocuciones, así que el secador se ha de utilizar fuera del cuarto de baño.

El apartamento tiene un pasillo que desemboca en el salón-comedor-cocina. En el pasillo hay el acceso a las dos habitaciones, una con dos camas, otra con dos camas y plegatín, la persona que durmió en el plegatín no manifestó ninguna queja al respecto. Hay armarios para guardar ropa y maleta, tienen suficiente ropa para no pasar frío y son muy cómodas.

El salón-comedor-cocina es súper amplio. Dispone de sofá de unas 3 plazas y un sillón individual. Una mesa que da a un enorme ventanal con unos asideros en los extremos que hacen a la vez de asiento, es un rincón muy atractivo y bucólico y con mucha luz natural. Hay televisión y además películas en dvd y aparato reproductor, of course.

La cocina es muy amplia y ocupa toda una pared, hay nevera, lavavajillas y lavadora. También hay tostador y calentador de agua, suficiente menaje y también productos de limpieza en abundancia. También encontrareis té, café soluble, azúcar, sal, pimienta y leche en pequeñas dosis. El agua del grifo es buena para beber, de hecho cuando pidáis agua en algún restaurante veréis que es lo que os ponen, es lo más normal pedir tap water.

La calefacción funciona muy bien y la señal de WIFI es muy buena.

La atención fue en todo momento excelente, nos recibieron muy bien, nos ubicaron y nos hicieron recomendaciones que nos fueron estupendamente.

La relación calidad-precio teniendo en cuenta en que ciudad nos encontramos es buena pero así y todo dos noches, para que os hagáis a la idea, nos salieron a unos 133 euros por cabeza. Es probable que encontréis opciones más baratas pero nosotros barajamos precio y prestaciones y estos apartamentos fueron los que reunían lo que buscábamos.

Sin duda son una buena opción, tienen diferentes tipos de apartamentos, así que si viajáis a la ciudad tenedlos en cuenta.