Valeria es una chica de casi 28 años que acaba de publicar una novela que ha gozado de un relativo éxito, ha dejado su trabajo como gestora de contenidos de una página web para dedicarse por completo a la escritura pero ahora se encuentra inmersa en una crisis de inspiración. Su marido Adrián es fotógrafo, le va bien. Valeria y Adrián no están en su mejor momento, parecen más unos compañeros de piso que un matrimonio. Se ven poco, cuando lo hacen Adrian se esconde debajo de su trabajo y hace meses que no mantienen relaciones sexuales. Valeria esta molesta, no le gusta la situación por la que esta atravesando su vida.

Valeria tiene tres amigas como tres hermanas, a cada cual más diferente, a cada cual con una visión de la vida más distinta.

Lola es una salvaje, es traductora y tiene una facilidad tremenda para hacer que su trabajo no sea una carga insoportable. Es coqueta y atrevida y disfruta del sexo plenamente. Lola tiene una relación con Sergio un compañero de trabajo que tiene pareja. Se lo pasan muy bien juntos pero la situación no la hace feliz.

Carmen tiene un buen trabajo pero odia a su jefe Daniel y esta enamorada de Borja un compañero de curro que parece no tener interés en ella. Carmen es inteligente y sensata y ve la vida desde la perspectiva de la lógica. Es la amiga que escucha y entiende sin juzgar. Carmen es la amiga que todos deberíamos tener y cuidar.

Nerea es una pija de las que caen bien. Con un trabajo de responsabilidad y una vida muy basada en los convencionalismo. A pesar de ver la vida de una forma totalmente diferente al resto de sus amigas, Nerea es la seriedad en persona, la de vida ordenada, la que da equilibro. Nerea acaba de conocer a un hombre, parece que es el adecuado.

Todo fluye más o menos aunque no como a Valeria le gustaria, y entonces aparece Víctor para ponerlo todo patas arriba.

Empecé a leer los libros de Valeria con las mismas expectativas que empiezo a leer cualquier libro de temática romántica, chick lit o erótico festiva. El objetivo pasar un buen rato y utilizar la lectura como evasión de la rutina diaria.

Pensé que tendría que leerme la serie por partes y decidí que leería dos y después descansaría porque el exceso de romanticismo me provoca taquicardias pero he sido incapaz y los he leído los cuatro del tirón.

No esperaba encontrar nada diferente ya que por lo general, este género no depara grandes sorpresas y es de lectura facilona y con una técnica narrativa tirando a pobre, la verdad esto me molesta un poco porque me da la sensación que nos tratan como a lectoras sin criterio no esforzándose un poquito en trabajar el estilo narrativo. Que nadie se ofenda, aún así tienen ese ingrediente secreto que las hace adictivas sin que uno encuentre que la poca calidad literaria sea un impedimento. Es una opinión muy personal.

Pero a pesar de que los libros de Elisabet Benavent (o su alter ego Betacoqueta) formen parte del catálogo del género chick-lit sobresalen por ofrecernos una técnica mucho más trabajada que otras novelas y por ello doy gracias. Benavent nos regala una redacción fresca y ligera sin pecar de fácil, divertida, agresiva, sensual, atrevida, salvaje y descarada sin caer en lo soez.

El argumento poco se parece a otras sagas del genero donde siempre hay personajes que nos quedan demasiado lejos, o atormentados, o con pasado oscuro,  o que se ven envueltos en situaciones truculentas. El argumento nos queda más cerca, es más verosímil y mucho más creíble.

Uno puede identificarse con Valeria cuando tiene dudas de sus sentimientos y cuando tiene miedo de que le hagan daño. Uno puede identificarse con Nerea cuando los convencionalismos le coartan la libertad. Uno puede identificarse con Carmen cuando a pesar de amar profundamente a su hijo desea poder disfrutar de su vida de antaño sin ataduras. Y uno querría haberse parecido a Lola y haber disfrutado plenamente de su juventud. Lástima que uno no pueda decir que ha conocido a un tío como Víctor, esos viven en un mundo paralelo, pero al menos no es ni mega rico, ni mega famoso, ni tiene traumas de infancia, ni asesina a hermanastros abusadores.

Los personajes de Benavent están trabajados al milímetro y uno acaba la lectura de la saga conociéndolos casi al 100%. Los personajes evolucionan y maduran a través de la historia dándole dinamismo. La autora consigue que todos los personajes te caigan bien a pesar de que todos tienen aristas y no son perfectos, como la vida misma, el que más me ha seducido ha sido Víctor pero no tiene nada de raro en mi a mi me gustan los canallas que son capaces de redimirse y luchar por el amor de su vida.

Quizá por ponerle una pega yo diría que la resolución es un tanto clásica. Golpe de efecto y final feliz, pero que sino puede depararnos una historia romántica tan intensa. Y por último agradecer que la autora nos regale un epílogo tan completo, no deja cabo por atar. Y que decir del contenido extra que suele publicar en su web, o los tableros de Pinterest o las listas de Spotify, así es difícil dejar escapar a los personajes.

Me ha encantado.

Puedes leer otras opiniones en El ojo lector o en la web Goodreads.

Así que esta es mi opinión. Esta es una saga romántica que tiene más. Y tu que, ¿la has leído? ¿Que te ha parecido?