A finales del mes pasado fui de nuevo a Escocia, había estado el pasado mayo, y volvía con otras personas y otros planes de viaje. Ya os iré explicando lo que visitamos pero quiero dedicar esta primera entrada de mi segunda incursión escocesa a Midhope Castle.

Puede que esta casona en ruinas, solo su estructura mantiene el tipo, le deba su reciente fama a haber sido el escenario escogido por los artífices de la serie Outlander como hogar de los Fraser, gracias a ello se ha convertido en lugar de peregrinaje para los fans de la serie, pero lo cierto es que el lugar tiene algo mágico.

No os puedo describir la emoción que sentí cuando tuve su visión delante de mi por primera vez, creo que lugares como estos ligados a una historia que me seduce son los que a veces me hacen perder el oremos, como reza en el subtítulo de este blog.

Visitar Midhope Castle estaba en el planing desde el principio del viaje pero no teníamos claro si podríamos cumplir con todos lo planificado, pero una vez acabada la visita del Blackness Castle y encontrándonos a muy pocas millas de Midhope no pudimos resistirlo.

Esta casona, cuyas primeras referencias datan del siglo XV, situada en la aldea de Abercorn, que pertenece a South Queensferry, a poco más media hora en coche de Edimburgo, el Google Maps te guía sin dar ningún rodeo, se encuentran en las tierras de Hopeton House, si no quieres arriesgarte a que alguien te llame la atención, primero has de pasar por la Hopeton Farm Shop y pagar 5 libras por una especie de permiso de circulación. Allí te daran instrucciones para llegar a la casa y también donde debes estacionar el vehículo.

Una vez de vuelta a la carretera no te será difícil encontrar el desvío a Midhope ya que se encuentra debidamente señalizado. Cuidado, la carretera es una pequeña pista local asfaltada, algo estrecha. Si decides acercarte a pie el acceso es libre. No hay mucho más de 2 millas hasta justo la caseta del guarda donde has de dejar el coche y ya estas en Midhope. Otra opción es contratar un tour, no te será difícil encontrar opciones que os lleven a los diferentes escenarios de la serie.

Y como no, nos sentamos en los escalones de acceso a la casa.

Fue un momento mágico recorrer los escasos metros que separan la caseta del guarda de la casa, caminar por el mismo lugar que Jamie y Clare camino de Lallybroch fue una experiencia super emocionante, lo escribo y se me eriza la piel, seguro que si eres fan de Outlander me entenderas cuando digo que el lugar tiene un especial significado en la historia, no solo es el hogar de Jamie Fraser y su familia, es el lugar donde son felices de una forma más pura. En varias ocasiones Claire pide a Jamie que la lleve a casa, a Lallybroch, y en todas son momentos muy intensos de la historia. Recorrer aquel pequeño espacio fue como vivir un poco dentro de la vida de los Fraser. Volvería a ir de nuevo sin ninguna duda.

Esperábamos ver a Jamie aparecer pero no fue así.

Siendo más objetivos, la casa se encuentra en ruinas, por suerte la estructura aguanta bastante bien, y el tejado y las ventanas son fruto de una restauración que tuvo lugar a finales de los 80. Puede que los propietarios se planteen la restauración del interior de la casa ahora que se ha hecho tan célebre pero aunque no lo hicieran, y mientras la estructura exterior siga conservándose en buenas condiciones, es un lugar encantador.

Si eres fan de la serie no te puedes perder esta visita y si no lo eres creo que no te dejará indiferente.

Si quieres saber algo de historia del edificio pincha aquí.

Os recomiendo también el articulo del blog Mad About Travel uno de los mejores en castellano sobre paisajes de Escocia.