Desde que descubrimos las posibilidades del país vecino, allá por finales de los noventa, siempre que tenemos oportunidad nos acercamos a conocer alguno de sus atractivos.

Desde que somos papás y tenemos que adaptar nuestras vacaciones un poco a la comodidad de la peque hemos retomado nuestras escapadas a Francia. Este año decidimos acercarnos a las Gorges du Tarn, una salida que hacia tiempo teníamos pendiente.

Paisajísticamente la zona es preciosa, tanto el desfiladero como las estepas superiores y algunos de sus pueblos también son interesantes.
Puede que el recorrido más espectacular del desfiladero sea el que discurre entre Les Vignes y Sainte Enimie pasando por el Pas de Soucy, con su mirador de pago, 50 céntimos, Les Détroits, La Malene, Hauterive que solo se puede ver desde la carretera, vale la pena bajar hasta la orilla del río por un pequeño sendero.

A continuación Le Chateau de la Caze convertido en hotel no se puede acceder en coche si no eres cliente, nosotros lo vimos desde la carretera. Y justo antes de llegar a Sainte Enimie, el centro neurálgico de la zona y un bonito pueblo medieval, se ha de hacer una para de Saint Chely du Tarn que es encantador. No perderse la ermita al final del pueblo al amparo de una roca.

También merece la pena el trayecto de Sainte Enimie a Meyrueis passando por el Aven Armand, de visita imprescindible y también por las Cuevas de Dargilan que aunque no estan tan bien también merecen la pena.

Meyrueis es el cruce de las gorges de la Jonte y del Tarn, como pueblo tiene un paseo central al lado del río pero el resto no es demasiado atractivo.

Mende, la capital de la comarca si que es interesante, sobretodo su catedral y el paseo por su casco antiguo también merece algo de atención.

Florac tienes algunos rincones encantadores que merecen atención pero para no más de una hora igual que La Canourgue, la llamada, creo que exagerando, la pequeña Venecia de la Lozère.

Y por último de visita obligada es el mirador Point Sublime que ofrece las mejores vistas de la zona.

collage