Buscando una casita para pasar una semana en el Perigord Noir , en la Dordoña francesa, nos encontramos con la web del Camping Le Montant, en Sarlat-la-Caneda. Miramos y vimos que disponía del tipo de alojamiento que buscábamos he hicimos la reserva.

No pudo ser una elección más acertada. El camping Le Montant, tal y como dice la publicidad, esta en medio de la naturaleza y dispone de grandes espacios. Alquilamos una casita que estaba preparada para un máximo de 6 persona aunque lo ideal son 4.

Disponíamos de un salón comedor cocina con microondas, lavavajillas y televisión. Una habitación con una cama de matrimonio y una habitación con literas. Como es habitual en este tipo de alojamientos el cuarto de baño estaba dividido en dos habitaciones una con la ducha y el lavamanos y la otra con el wáter.

En el exterior teníamos un porche techado con techo y suelo de madera y mesa de madera con cuatro sillas. También disponíamos de dos hamacas y una barbacoa hecha de obra. El cuerpo principal de la cabaña era de obra no prefabricada. Teníamos entrada individual y bastante vegetación alrededor lo que hacía el espacio muy íntimo. El camping tenía espacios donde las casas estaban más próximas pero donde nosotros nos hallábamos ni siquiera veíamos al vecino. Y lo mejor teníamos conejos pastando a la entrada de la cabaña y murciélagos cazando mosquitos durante la noche.

Por lo que respecta a las parcelas, las destinadas a caravana eran grandes y espaciosas y en ellas cabía perfectamente la caravana y el vehículo, algunas de las destinadas a tienda estaban separadas por setos bastante grandes y también eran muy espaciosas. Para alguien que haya visto camping en Francia ya os podéis imaginar que el espacio y la intimidad es más importante que en los campings de España donde se suele esta bastante amontonado.
Las instalaciones de agua eran muy completas y disponíamos de una piscina cubierta con un jacuzzi pequeño, una piscina descubierta, un jacuzzi grande cubierto y dos toboganes.
collage
También había restaurante aunque en esta época del año funcionaba a medio gas si que te preparaban pizzas para llevar si las pedías con algo de tiempo. Todos los servicios funcionan a pleno rendimiento durante los meses de julio y agosto. Un gran supermercado a unos 5 minutos en coche nos ayudó a abastecernos de provisiones.
En un radio de unos 20 kilómetros se pueden hacer cosas interesantes y divertidas para los niños a parte de visitar algunos de los pueblos más bonitos de Francia.
Y todo eso lo pudimos disfrutar prácticamente solos.