Os explicaré mi experiencia en el camping Couderc. Se sitúa en el pueblo de Sainte Enimie en la Lozère francesa en la carretera que discurre por el desfiladero del río Tarn a unos dos kilómetros del pueblo.

Como la mayoría de los campings de la zona se sitúa en el margen derecho del río y es más largo que ancho, ya que el terreno no permite que sea de otra forma. Estuvimos alojados en los mòbil-home O’Hara que están muy bien. Para seis personas dispone de dos habitaciones y un sofá cama en el comedor. Ducha y wáter por separado, cocina y una pequeña terraza donde comer si el tiempo lo permite.Por el resto el camping es muy sombreado con avenidas flanqueadas por árboles bastante altos. Algunas parcelas están separadas por setos otras no, pero todas son bastante amplias.

El camping tiene los servicios mínimos y necesarios, no hay demasiado sitio para tener demasiado equipamientos ya que por un lado se haya la carretera y por otro el río Tarn al cual se accede desde el camping por un camino de tierra y se puede disfrutar de una pequeña playa fluvial en un lugar donde el río no tiene mucha profundidad y uno se puede refrescar con una agua limpia y fresca y divisar bastantes truchas.

El camping también tiene piscina una grande y una pequeña con unas espectaculares vistas al desfiladero todo cubierto de árboles. Y todo ello atendido por una pareja, no se si eran matrimonio, muy amable.

collage